La radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial es una técnica que permite mejorar el aspecto del rostro sin recurrir a la cirugía. Es una forma muy segura y efectiva de reafirmar la piel de forma natural ya que nos ayuda a regenerar el colágeno, sin efectos secundarios, sin inyecciones y sin cortes.

Cómo se aplica la radiofrecuencia

Con un equipo de radiofrecuencia se realiza un disparo que enfría la zona en la que se realizará la aplicación, de modo que el calor pueda introducirse en las capas profundas de la piel sin molestias ni dolor. Posteriormente, se aplica el calor que es dirigido hacia el sitio a ser tratado mediante una punta de tratamiento. La radiofrecuencia no daña la piel ni la quema, y se obtienen excelentes resultados tras su aplicación.

El tratamiento es muy rápido e indoloro, por lo que no requiere ningún tipo de anestesia, sólo se siente calor en la zona. En ocasiones la piel se verá rosada luego del tratamiento, pero esto suele desaparecer en poco tiempo y no tiene ninguna gravedad.

Cómo funciona

Una vez que se disparó la descarga de energía, el colágeno natural de la piel del paciente se contrae inmediatamente. Con el tiempo, se logra una remodelación del mismo y se estimula la producción de nuevo colágeno. El tratamiento se compone de muy pocas sesiones (tres en general), que se aplican una vez al mes y los resultados positivos comienzan a observarse desde la primera aplicación.

Se puede combinar con otras técnicas de rejuvenecimiento facial no quirúrgicas como los hilos tensores o los rellenos para mejorar el aspecto general.

Qué resultados obtengo

Los resultados dependen de las características del rostro pero son muy buenos, ya que es una técnica que favorece el rejuvenecimiento de forma natural. En la mayoría de los casos, se obtienen mejoras en forma inmediata, pero es necesario hablar con el profesional para no tener falsas expectativas sobre lo que se puede lograr. Después de la sesión la piel se vuelve más firme y suave de forma inmediata y continúa viéndose saludable a lo largo del tiempo. Cualquier efecto secundario desaparece rápidamente.

Los efectos son visibles a largo plazo, ya que se estimula la producción de colágeno natural y eso hace que el rostro recupere su vitalidad y suavidad por sí mismo. También se observa un realce del contorno del rostro que se mantendrá durante un período de 3 a 6 meses después de la última aplicación.

Precios

Radiofrecuencia facial 1 sesión
50 €
Bono 5 sesiones
210 €